AEROGRAFIA PARA PRINCIPIANTES (3)

Sabado por la mañana, toca aerografía. Vamos a repasar uno de los aspectos mas importantes, la limpieza del aerógrafo.
¡¡Bienvenidos de nuevo, pequeños goblins pintores!!
Como supongo que ya todos habéis montado y desmontado vuestro aerografo un par de veces, e investigado sobre los comos y porques; hoy voy a continuar explicando como se debe limpiar el aerógrafo.
Lo primero que debéis saber: 
¡¡CADA VEZ QUE LO USEMOS HAY QUE LIMPIAR EL AERÓGRAFO!!
Aquí voy a explicar el proceso completo. Este proceso debéis seguirlo cada vez que uséis el aerógrafo para imprimar, utilicéis pinturas densas (como las CITADEL) o vayáis a cambiar de gama de color.
Se puede hacer una limpieza más somera, evitando desarmar el obturador y sacar la aguja, pero sólo para pinturas diseñadas especificamente para aerografo (MODEL AIR, por ejemplo) y si vamos a seguir en la misma gama de colores; aunque lo mejor es hacer el procedimiento completo cada vez, lo que os evitará atascos, perdidas de potencia y repentinos cambios de color durante las tiradas.

Al principio creeréis que os relentiza mucho, pero después ganaréis velocidad, y ya veréis como lo hacéis casi automático.

Aquí esta mi aerografo, que acabo de utilizar para dar luces clave a mis ver-myn de dreadball.

El primer paso es llenar un cuarto de cubeta / deposito con agua destilada y agitar lateralmente el aerógrafo levemente; tirando el agua seguidamente en un vaso o similar y limpiando los restos con un papel de cocina limpio.  Este proceso lo repetiremos un par de veces.

Es importante evitar que queden restos de pintura seca, o de papel, en el fondo de la  cubeta.

Tened también cuidado con la aguja si, como yo, trabajáis sin la cubierta de la boquilla.

Después volvemos a llenar un cuarto de cubeta con agua destilada y con la ayuda de un pincel viejo, preferiblemente de cerdas de plástico de los que podéis encontrar en cualquier ferretería, limpiamos el fondo de la cubeta y volvemos a tirar el agua.

Este proceso lo repetiremos unas cuantas veces, hasta que el agua que tiremos al vaso salga casi limpia.

Una vez terminéis comprobad que la cubeta a quedado practicamente limpia, como en la foto.

Aun quedarán alguno restos pero no os preocupéis.

Utilizando el limpiador para aerógrafos que ya os recomendé u otro similar, llenamos el fondo de la cubeta, justo hasta cubrir la parte donde esta la aguja.

No utilicéis alcohol o disolventes abrasivos, ya que acabarán estropeando la arandela de goma del obturador, provocando que tengáis que cambiarla.

Agitando de nuevo levemente hacia los lados, y  utilizando el pincel con suavidad, repasaremos la limpieza del fondo de la cubeta.

Una vez hecho tiramos el limpiador en el vaso y, si es necesario, repetimos el proceso en caso de que haya quedado algún resto visible en la cubeta o en la parte de la aguja que es visible.

Por último, antes de empezar con la limpieza profunda, llenad de nuevo el fondo de la cubeta con limpiador y realizad una tirada completa del contenido en la estación de limpieza. Si no disponéis de una, podéis hacer la tirada en el vaso donde estáis desechando el liquido pero para evitar salpicaduras colocad un papel en el vaso de deshecho como en la foto.

Durante esta tirada es bueno que mováis un par de veces adelante y atrás de forma repentina, pero sin pasaros, para ayudar a que los posibles restos salgan.

Fijaros bien si durante esta tirada quedan restos de pintura en el papel. Si es así repetid la tirada rellenando de nuevo el deposito lo justo para cubrir la aguja.

Durante la tirada podéis taponar con el dedo de forma intermitente el orificio de salida, haciendo que el aire regrese a la cubeta y ayudando a limpiar el conducto desde la cubeta hasta la boquilla. ¡¡Pero tened cuidado no os pinchéis el dedo si soltáis la aguja!!

En caso de haber utilizado pinturas especificas para aerografía y/o que no vayáis a cambiar de gama de color; podéis finalizar la limpieza en este punto. Es lo que se denomina una limpieza de cubeta o limpieza menor.

De todos modos os aconsejo que continuéis ocn el proceso completo tal como explico a continuación ya que requiere muy poco tiempo más y os aseguraréis de que el aerógrafo esta todo lo limpio que podéis.

paso 1

El paso siguiente será desmontar la cubierta de la parte posterior, la pieza azul, desenroscandola. Os recuerdo, pequeños goblins, que NO UTILICÉIS HERRAMIENTAS, la fuerza de vuestras manos debe ser suficiente.

Desenroscamos a continuación el tornillo de retención de la aguja y moved la aguja LEVEMENTE hacia atras, para sacar su punta de la boquilla.

paso 2
paso 3

 

NUNCA, NUNCA, NUNCA saquéis la aguja por detras, a menos que sea una cuestión de vida o muerte. Si lo hacéis, arrastraréis pintura o restos hacia la parte del gatillo y el muelle y cuando se sequen dificultarán mucho el uso del aerógrafo, lo que os obligará a desmontarlo entero, tal como vimos en el diagrama del articulo anterior, y limpiarlo a conciencia.

paso 4
paso 5
Una vez hecho esto, desenroscamos el soporte de la boquilla y , con especial cuidado, el obturador.
Cada pieza que vayamos desmontado podemos limpiarla con un simple trapo e irla colocando ordenadamente sobre la mesa de trabajo, para que luego no perdamos ninguna pieza.
paso 6
paso 7

Ahora que tenemos el camino libre, sacamos la aguja por delante con cuidado y la limpiamos con un papel de cocina mojado con limpiador de aerógrafo.

Tened cuidado con la punta, ya que os podéis pinchar, y lo peor de todo: ¡podéis doblarla!

Sed concienzudos en la limpieza de la aguja y  eliminad todos los restos resecos para que la misma tenga un movimeinto sauve cuando montemos nuevamente la aguja en su alojamiento.

Bien, aqui tenemos el aerógrafo completamente desmontado y listo para la limpieza.

Empezaremos por la pieza más delicada, el obturador. Mojad levemente la boquilla con limpiador por su parte más ancha.

paso 8

Con cuidado introducir un cepillo interdental de los más finos, o una baqueta de limpieza de aerógrafo. No presionéis, o haréis un tapón con los restos de pintura en la parte interna más estrecha de la pieza.

paso opcional

Podéis valeros de un palillo o de una baqueta de limpieza para pipas de fumar.

Una vez limpio podéis repasar con una aguja de aerógrafo que tengais estropeada y repasad con cuidado el interior empujando posibles restos de la parte más ancha a la mas estrecha mientras giramos la pieza.

Tened mucho cuidado de no rayar el obturador por dentro, o de golpear con el aparato de limpieza el orificio de salida de la pintura (la parte más estrecha), ya que si se desgasta, el orificio puede hacerse más grande, lo que hará que la aguja no selle la salida de pintura cunado volvamos a montar el aerógrafo.

Una vez limpio dejadlo sobre la mesa teniendo cuidado de no golpearlo, que se caiga y se pierda.

paso 9
paso 10

El paso siguiente será limpiar el conducto entre la boquilla y la cubeta. Para ello podemos utilizar un cepillo interdental grande (mejor aun si el cepillo es de forma conica) o una baqueta de limpieza para pipas.

Y con esto hemos terminado la limpieza en si de nuestro aerógrafo. ahora volvemos a montar el aerografo, emepzando con el obturador. Debéis apretarlo con los dedos hasta que dejéis de ver la arandela de goma.

paso 12
paso 11

Seguidamente introducimos la aguja por la parte posterior con un poco de cuidado para no golpear la punta. Si al llegar al gatillo la aguja no pasa debéis apretar levemente el gatillo para ayudar a que el orificio de paso del gatillo coincida con la aguja.

Cuando la aguja asome por el obturador golpead suavemente con la yema del dedo para acabar de colocar la aguja en su sitio, no apretéis demasiado fuerte o desgastaréis el orificio de salida del obturador.

paso 13
paso 14

Colocada la aguja la fijamos con el tornillo de retención. De nuevo no es necesario apretar demasiado, basta con terminar de roscar hasta el tope.

paso 15

Comprobamos el juego de la aguja antes de colocar el soporte de la boquilla.

paso 16

Para colocar el soporte, accionad el gatillo para ocultar la aguja, y evitar así que se pueda golpear con el soporte. Enroscar el soporte hasta su tope.

paso 17

Por último, colocad la pieza posterior roscandola hasta su tope. Comprobad el funcionamiento completo y listo.

Para terminar, rellenad un poco el deposito con limpiador y realizar una última tirada.

Si no váis a continuar trabajando colocad de nuevo el protector de la boquilla.

Y con esto creo que os evitaréis los problemas más graves que puede dar la aerografía. Recordad, paciencia, y bien vale molestarse en seguir estos pasos, que con el tiempo sólo os llevarán unos minutos; para evitaros una sesión de aerografía muy desagradable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s